:::: MENU ::::
  • 12.3.19
El Carnaval 2019 quedó atrás. Dos fines de semana consecutivos en los que se volvió a respirar la simpleza y el espiritu cultural que siempre caracterizó a esta fiesta popular en La Victoria. El pasado domingo con la llamada a las máscaras, el lunes con el carnaval infantil, el pasado sábado con el pasacalles nocturno y al día siguiente el domingo de piñata fueron los cuatro días en los que el carnaval relució por las calles de la localidad.



El domingo de carnaval, las máscaras se hicieron las dueñas de las calles al son de la charanga 2X3 calles. La fiesta, que comenzó a media tarde, se prolongó hasta bien entrada la noche. Justo un día después, el turno fue para los niños, que sacaron sus mejores vestimentas: policías, flores, super héroes y un largo etcétera, que se fundieron con la marcha y la risa que impuso el grupo de animación comandado por los gigantes cabezudos.

El sábado 9 de marzo, la fiesta fue noctura. El recinto ferial fue el epicentro de una significativa fiesta de difraces en la que dominó el traje de ladrón inspirado en la serie de televisión La Casa de Papel. Además, rockeros, margaritas, indios y demás disfraces también tuvieron su sitio. La fiesta se prolongó en el conocido Docker´s Café hasta altas horas de la madrugada.

Para cerrar el carnaval, el domingo de piñata estuvo eclipsado por la actuación de la banda de Cornetas y tambores Charitas, que dejó guardado su corte cofrade para disfrazarse de un grupo de animación más que interesante. Pese a ser de un ámbito bien diferente al carnavalesco, su apuesta por las tradiciones de su municipio se imponen por encima de cualquier prejuicio. Y también en el Docker, el grupo Los Tabernícolas puso el broche a una de las fiestas más significativas de La Victoria.

FERNANDO LÓPEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: F. LÓPEZ



DEPORTES - LA VICTORIA DIGITAL

FIRMAS
La Victoria Digital te escucha Escríbenos