:::: MENU ::::
  • 5.7.20
El presidente del Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS), Francisco Ángel Sánchez, ha ofrecido un balance del trabajo que está realizando la Unidad de Adicciones (UDA) del organismo provincial durante los seis primeros meses del año, destacando que actualmente están en proceso terapéutico 5.918 personas, “ya sea por presentar un problema de adicción a sustancias o por tener una conducta adictiva”.



Según ha detallado Sánchez, en lo que va de año se han admitido a tratamiento a 1.230 usuarios, siendo Córdoba la segunda provincia de Andalucía, después de Sevilla, la que más admisiones ha tenido durante este periodo, de las que un 39,35 por ciento han sido por un problema de adicción a sustancias ilegales, seguidas de adicción al tabaco, con un 30,08 por ciento; al alcohol, con un 26,83 y por juego patológico, con un 3,33 por ciento.

“Durante el estado de alarma, la labor que desarrolla la Unidad de Adicciones, al igual que otros servicios y departamentos, tuvimos que adaptarla a la realidad y a las necesidades que estaba demandando la población, centrándonos, para ello, en la atención psicológica, social y médica de personas individuales y grupos a través de videoconferencias, llamadas telefónicas, Whatsapp o correo electrónico”, resaltó el diputado.

El presidente del IPBS ha mantenido recientemente una reunión con el director general de Servicios Sociosanitarios de la Junta de Andalucía, José Repiso, en la que se ha puesto sobre la mesa la intención de la Administración autonómica de tramitar en las próximas semanas la subvención que concede a la Unidad de Adicciones, que vendría además con un aumento presupuestario, con respecto a 2019, de 1,15 millones de euros.

Asimismo, se ha puesto sobre la mesa la propuesta de que el Instituto Provincial de Bienestar Social participe en una Comisión de interoperabilidad, que tiene como objetivo “mejorar la colaboración y coordinación entre ambas instituciones”.

Tanto el presidente del IPBS como el director general de la Junta de Andalucía han valorado “muy positivamente” la reunión, ya que “todo este trabajo de comunicación y coordinación redundará en un mejor servicio a la ciudadanía”, y han querido “agradecer” al equipo de personas que conforman dicha Unidad el “trabajo realizado en estos momentos excepcionales para que nadie se quede atrás, siempre desde la responsabilidad y el compromiso con las personas más vulnerables, como son aquellas tienen un problema de adicciones o conducta adictiva sin sustancias”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 5.7.20
Un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz asegura haber demostrado que el vinagre de vino conserva sus cualidades sensoriales si envejece en barriles de roble español y francés, en lugar del tradicional roble americano que se utiliza mayoritariamente para fabricar barriles y toneles. Según Enrique Durán y Remedios Castro, coautores del estudio, "en el caso del roble español, al ser un material autóctono, es más asequible y fácil de obtener, por lo que se obtendría un producto con todas las características que se exigen en el vinagre con Denominación de Origen".



El tipo de madera en la que envejece en vinagre influye en gran medida en sus características sensoriales, que son aquellas que se perciben a través de los sentidos como el aroma, el color o el sabor. "El uso de este material propicia reacciones químicas que mejoran las cualidades del vinagre de vino", sostiene el grupo de investigación, que combinó técnicas analíticas y sensoriales para comprobar qué maderas alternativas al roble americano –que es el que se utiliza con más frecuencia para envejecer este producto– podían ofrecer resultados similares.

A través de las técnicas analíticas se identificaron 32 compuestos aromáticos característicos en una muestra de vinagre con Denominación de Origen envejecido de manera tradicional, tales como el acetato de isoamilo –que ofrece un aroma a plátano–, el benzaldehído –que huele como las almendras– o el eugenol –cuyo olor es como el del clavo–. Más tarde, compararon el vinagre madurado en una barrica de roble americano con las muestras envejecidas en otros barriles de roble francés, roble español y castaño.

Tras este análisis comparativo, un panel de catadores expertos probó la muestra para determinar que sus cualidades sensoriales coincidían con los del vinagre con Denominación de Origen y confirmaron que los barriles de madera española producían vinagre con cualidades muy similares al que envejece en los de roble americano.

“El vinagre envejecido en roble español fue el mejor valorado por el panel de cata", aseguró Remedios Castro, quien explicó que "en Andalucía se utiliza el roble americano por tradición, pero con las alternativas que proponemos estamos consiguiendo vinagres de muy buena calidad con productos autóctonos y más asequibles”.

En el artículo titulado Suitability of alternative wood types other tan American oak wood for the ageing of Sherry vinegar, publicado por Food Chemistry, el equipo de investigación explica que introdujeron 16 litros de vinagre sin madurar en pequeños barriles de distinto tipo de madera y esperaron un año a que envejeciera.

En el proceso se recogieron muestras de forma periódica y analizaron las "coordenadas CIELab", unos parámetros para evaluar el color del producto. “El vinagre de vino suele adoptar un color ámbar oscuro muy característico cuando envejece en el ambiente óptimo”, comenta el investigador Enrique Durán, quien precisa que, en paralelo, analizaron el olor del vinagre a través de un cromatógrafo de gases, una técnica analítica que separa los distintos aromas.

Pasado un año, un panel de catadores expertos probó el producto y evaluó cuatro de los descriptores más característicos del vinagre con Denominación de Origen: el olor a madera, a vino, a frutas y a pegamento, además de su impresión general en las distintas muestras. "De la cata concluyeron que los vinagres madurados en barriles de roble francés y español eran muy similares al envejecido en el tradicional roble americano", afirman los autores de la investigación, que ha sido financiada con los fondos propios del Grupo de Investigación Quimico-analítica en Vitivinicultura y Agroalimentación de la Universidad de Cádiz.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO (ARCHIVO)
  • 4.7.20
En las últimas semanas se ha producido un aumento de consultas por dermatitis en cara y cuello causadas por el uso de las mascarillas, sobre todo en pacientes con dermatitis atópica, seborreica, rosácea o simplemente sensible, según ha indicado Ignacio García Núñez, jefe del servicio de Alergología de los hospitales Quirónsalud Córdoba y Campo de Gibraltar.



El especialista ha explicado que este tipo de síntomas se producen por falta de ventilación y por el roce en la cara al hablar, aunque hay casos en que pueden producirse por alergia a algún colorante o a las gomas o el metal que contienen para fijar la mascarilla al rostro.

El doctor García Nuñez ha destacado que “el uso de las mascarillas es fundamental, por el bien de todos”, por lo que ha recomendado hidratarse con frecuencia la cara con cremas emolientes o cremas barrera y, en caso de producirse mucho picor, tomar un antihistamínico. De esta manera “mejorarán esos síntomas tan molestos y podrán usar las mascarillas con mayor comodidad”.

También acuden a la consulta de Alergología pacientes que tienen sensación de falta de aire mientras usan las mascarillas. A este respecto, el especialista ha señalado que el empleo de mascarillas cuando se hace un esfuerzo físico como andar más deprisa o subir cuestas, puede hacer que un paciente respire su propio aire exhalado rico en dióxido de carbono, y éste se acumule en el organismo (hipercapnia) pudiendo producir dolores de cabeza, pesadez de piernas y lentitud de movimientos, entre otros síntomas. Por ello, cuando se use mascarilla, no deben realizarse esfuerzos físicos más intensos de los habituales.



El especialista ha señalado que la distancia social, el uso de mascarillas y la higiene de manos son medidas primordiales para reducir la propagación de covid-19, y ha insistido en que las molestias van disminuyendo conforme continúa el uso de las mascarillas, pues “nos acostumbramos relativamente rápido” y el beneficio de su uso “supera con creces todas las molestias que puedan provocar”.

Quirónsalud en Andalucía

El Grupo Hospitalario Quirónsalud cuenta en la actualidad en Andalucía con siete centros hospitalarios situados en las ciudades de Málaga, Marbella, Los Barrios (Cádiz), dos en Sevilla, Córdoba y Huelva, además de 18 centros médicos de especialidades y diagnóstico y un hospital de día quirúrgico, que lo posicionan como líder hospitalario privado de esta comunidad autónoma.

Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 50 hospitales que ofrecen cerca de 7.000 camas hospitalarias.

Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. Entre sus centros, se encuentran el Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa...



El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando multitud de proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 4.7.20
El futbolista profesional de La Victoria, Antonio Pino, ha regresado al CD Guijuelo, de la Segunda División B. Tras dejar atrás el Mérida, equipo con el que peleaba por la permanencia en el grupo IV antes de la cancelación de la temporada por el coronavirus, regresa a una entidad en la que ya ha estado en otras dos etapas anteriores.



Antonio Pino suma ya más de 250 partidos en Segunda División, donde ha anotado 103 goles. El club salmantino indicó en una nota de prensa que el delantero regresa para aportar "experiencia y capacidad realizadora en el ataque". En la última temporada en Mérida, Pino disputó entre liga y Copa del Rey un total de 24 partidos, 20 de ellos como titular y sumando 5 goles.

Pino ha estado también en equipos como Ejido, Alcoyano, Gimnástica Segoviana, La Hoya Lorca, Espanyol B o el Atlético Astorga, pero en Guijuelo vivió momentos muy importantes en dos etapas anteriores, una primera de una campaña, la 2013-14, y luego otra de tres, entre 2015 y 2018.
FERNANDO LÓPEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: CD Guijuelo


DEPORTES - LA VICTORIA DIGITAL

FIRMAS
La Victoria Digital te escucha Escríbenos