:::: MENU ::::
  • 21.8.19
Al igual que en los Estados Unidos de América se rebanan las calabazas para hacer farolas ante la festividad de Halloween, en zonas de la subbética cordobesa y la campiña, era tradición para la festividad de Los Santos (1 de noviembre) realizar farolillos de melón. Como suele suceder con las tradiciones, se van modificando y algunas se difuminan con el tiempo hasta incluso perderse por completo. Es por ello que el Ayuntamiento de La Victoria ha impulsado un taller de farolillos de melón que se culminará con un pasacalles el próximo 31 de agosto.



Los talleres se impartirán los días 29 y 30 de este mes en horario de 10.00 de la mañana hasta las 14.00 del mediodía en la zona de manualidades de la piscina municipal. La inscripción cuesta dos euros y se realizará en el Ayuntamiento en los días previos. Además, se facilitarán todos los materiales para la realización de los farolillos.

Método de hacer un farolillo de melón

Con una sencilla navaja o un cuchillo se abre, en la parte central redondeada del melón, un hueco a modo de puerta y se vacía de contenido. A continuación la corteza se va perforando hasta ahondar y hacer los huecos por donde, una vez terminado, proyecta la luz el farol. Estas figuras de estrellas o animales de libre elección sirven como elementos decorativos y surgen de la imaginación o de la recreación personal. Por el hueco que se ha abierto a modo de puerta se introduce la mariposa de aceite, que emite luz e ilumina el farol, y del rabillo, que une el fruto a la planta, se ata la cuerda que sostiene y permitirá colgar el farol.

Tanto las antorchas de esparto como los faroles de melón, objetos de iluminación elaborados a partir de productos naturales, se siguen confeccionado gracias a la memoria de las personas mayores y su interés por mantener "las cosas de siempre". No obstante, no tienen garantizada su continuidad por la falta de implicación de los jóvenes en las localidades que aún se mantiene la tradición que, como en el caso de los faroles, prefieren tomar como referentes simbólicos en la Noche de Difuntos objetos propios de la Fiesta de Halloween; tal es el caso de las calabazas decoradas con cara.

FERNANDO LÓPEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - LA VICTORIA DIGITAL

FIRMAS
La Victoria Digital te escucha Escríbenos