:::: MENU ::::
  • 30.6.20

El año 2020 quedará marcado por la pandemia global del coronavirus. La crisis, que se inició allá por el mes de febrero privó de disfrutar de muchísimos acontecimientos. En La Victoria canceló la Semana Santa, la Romería y también el festival de arte ART SUR. Cuatro meses después del inicio de la pandemia, debía celebrarse la feria de San Juan, que lo hizo de un modo más especial que años anteriores.



A diferencia de otros años, la caseta municipal no se abrió puesto que tampoco se celebró ningún espectáculo en el recinto ferial. Las distintas actuaciones, que tuvieron sus lógicas restricciones por seguridad y salud, se desarrollaron entre la casa de la cultura y las pistas del CEIP José Antonio Valenzuela, donde en años anteriores se instaló la caseta de la juventud.

Tanto el jueves como el viernes, el mago alúa actuó en las pistas del colegio con un espectáculo dirigido para niños. De forma simultánea, en la casa de la cultura, tuvo lugar la actuación de un cuenta cuentos infantil. A ambos lugares acudió incluso menos aforo del permitido, para cumplir así todas las medidas estrictas de seguridad que se basaron en tomar la temperatura antes de la entrada al recinto, la distancia de seguridad y el uso estricto de la mascarilla.

El viernes, en el escenario de las pistas del colegio, se produjo el concierto de música celta, que fue un éxito entre los asistentes. El sábado, los hermanos Maestre pusieron el broche de actuaciones con un concierto que iniciaron con “Somwhere over the rainbow” y que estuvo dedicado a todas las víctimas del coronavirus. En una hora cercana a la media noche, la feria se clausuró con los fuegos artificiales y el espectáculo sonoro en el recinto.

FERNANDO LÓPEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: F. LÓPEZ


DEPORTES - LA VICTORIA DIGITAL

FIRMAS
La Victoria Digital te escucha Escríbenos